Shibboleth



Yo he visto “La grieta”. Así titulaba mi amiga Remedios el post de Flores en el ático, en el que de vuelta de Londres, exponía sus impresiones acerca de Shibboleth, la pieza que la artista colombiana Doris Salcedo ha realizado en la Turbine Hall de la Tate Modern. Yo no he visto la grieta (in situ), pero lo que conozco de ella, me ha seducido.

La obra de Salcedo consiste en una enorme grieta que atraviesa longitudinalmente los 167 m. de la planta del museo. A simple vista, parece suficientemente profunda como para romperse un tobillo y aunque tiene una trayectoria bien definida, se adorna con bifurcaciones. El trabajo forma parte de The Unilever Series, un proyecto que cada año invita aun artista a intervenir en la impresionante sala central de la Tate. En ediciones anteriores han participado, entre otros, Louise Bourgeois, Anish Kapoor, Bruce Nauman y Olafur Eliasson.

Por lo que dejan ver las fotografías, la pieza tiene una presencia imponente y sobre todo, abierta a todo tipo de interpretaciones. Aparte de las más obvias (terremotos, etc.), no faltan los que por ejemplo, ven Shibboleth como una enorme vulva que se abre ante nosotros en el corazón de Londres. Un homenaje a la fecunda sexualidad femenina. Algo así como una actualización en primera persona y clave feminista de El origen del mundo de Courbet.

Otros preferimos una interpretación más abierta, que ve Shibboleth como un reflejo del viejo anhelo moderno por destruir los museos y en general todo aquello que encarne la tradición. Un planteamiento que haría las delicias de Marinetti y tantos otros. Tras su exhibición, Shibboleth dejará una huella permanente en la Tate Modern, una especie de cicatriz en el suelo de la Turbine Hall. Sin embargo, como era de esperar, la enorme grieta no es tan traumática como parece, y de hecho no compromete en absoluto la integridad del edificio, ni de la institución que la acogen.

Sin embargo, estas y otras muchas interpretaciones se desvanecen cuando la propia Salcedo explica el sentido de su trabajo:

"La obra lo que intenta es marcar la división profunda que existe entre la humanidad y los que no somos considerados exactamente ciudadanos o humanos, marcar que existe una diferencia profunda, literalmente sin fondo, entre estos dos mundos que jamás se tocan, que jamás se encuentran"

"el título, Shibboleth, hace referencia a un pasaje del Antiguo Testamento que cuenta cómo los miembros de una tribu mataban a los de la otra que pronunciaban esa palabra de una forma diferente"

"Shibboleth, en hebreo, es una palabra que simplemente significa 'espiga', pero que ha sido utilizada para comprobar la pertenencia o de exclusión en diferentes sociedades"

Como tantas veces, la interpretación del artista empobrece la obra. Aunque suene rancio, prefiero que el artista hable, únicamente, a traves de su obra. Reducir la pertubadora grieta a la linealidad de un discurso sobre el racismo, la exclusión o lo que sea, sólo consigue desactivarla.

Etiquetas: ,


3 Comentarios a “Shibboleth”

  1. # Blogger Remedios

    La pieza es impresionante, la explicación de la autora... nefasta.

    Para qué hablar entonces...

    Besos  

  2. # Anonymous Anónimo

    La obra es impecable y terrible como toda fractura. Sin duda es un signo desgarrador de nuestra sociedad contemporanea, que lejos de insistir en asuntos ya planteados por las vanguardias como la demolicion del arte como institucion, la artista se vale de ésta no solo para hacer critica a la institucion sino a todos los espacios de poder que de alguna forma convierten a los individuos en sub-personas.  

  3. # Anonymous Muack

    Las interpretaciones siempre son libres... pero yo me quedo con mi particular interpretación iconoclasta. Desconfío de quien critica los espacios de poder desde los espacios de poder.  

Publicar un comentario en la entrada



Muack_ the Tumblr Muack_ the twitter

angel(at)muack.es








Muack Google




Creative Commons License


los contenidos de Muack estan acogidos a una licencia Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported